domingo, 4 de abril de 2010

la ducha

Posiblemente la escena más famosa en la historia del cine es la del asesinato en la ducha en Psicosis.
Pero hay otro transfondo derivado de esta, ya mítica, escena.El escritor David Thomson, autor del libro "El momento de Psicosis: Cómo Alfred Hitchcock enseñó a Estados Unidos a amar el asesinato", señala que esos 45 segundos, todavía se clasifican, en el ranking de las escenas más violentas jamás filmadas en el cine estadounidense.
Durante 45 minutos, el espectador, ha seguido las peripecias de Marion Crane, protagonizada por Janet Leigh, y se ha vinculado emocionalmente con el personaje, y que,por otro lado, se presupone que es el personaje principal de la trama desarrollada en la película.

Una brutal y electrificante escena, mientras Marion se prepara para ir a dormir con una ducha en el siniestro Motel Bates, desemboca en una muerte a cuchilladas por quien, aparentemente, parece ser una anciana.

"Ellos (la audiencia) jamás habían visto algo parecido, el asesinato de un personaje principal casi en la tercera parte de la trama provoca un auténtico shock y una sensación absoluta de desorientación", explica Michael Brooke, del Instituto del Cine Británico.

video

Parece ser que las razones por las que Psicosis fue filmada en blanco y negro, algo inusual para Hitchcock en esa etapa de su carrera, obedecierón tanto a una reducción de costes, como también para que el aspecto fotográfico y estético de esa escena fuera más digerible. Hitchcock suponía que una orgía de manchas de sangre roja en las paredes y en el suelo no hubieran pasado la censura. Así, salsa de chocolate fue usada en lugar de sangre y la mano que sostiene el cuchillo en algunos planos es la del propio director. Para que no fuera censurado esta escena, Hitchcock afirmó que el cuchillo nunca toca a la víctima, pero estudios posteriores sugieren lo contrario.

"La escena de la ducha en color en 1960 hubiera sido imposible de exhibir", dice Brooke y agrega que Psicosis "abrió las compuertas" para la violencia en la pantalla, allanando el camino para el baño de sangre de "Bonnie and Clyde" y "La pandilla salvaje" a fines de los 60 hasta las películas de hoy en día como "Hostel" y "Saw".

Mientras gran parte de la película fue filmada con rapidez, los 45 segundos de esta escena tomaron toda una semana de filmación.

Como anécdota decir que Janet Leigh dijo que evitó ducharse durante el resto de su vida.

2 comentarios:

  1. A pesar de que se rodase en blanco y negro, y a pesar de que en ningún momento se ven las heridas en el cuerpo de la mujer, la escena es espeluznante. Creo que fue rodada con mucha maestría.
    Espero que la actriz no estuviese el resto de su vida sin ducharse, jajaja. Yo, cuando vi la película por primera vez, sí que le tomé un cierto respeto a los baños donde habían cortinas de plástico, muy comunes por aquella época. Prefería y sigo prefiriendo las mamparas, hoy por cuestiones prácticas pero antaño era por miedo.

    ResponderEliminar
  2. Sí es una obra maestra y marca un hito.En color no hubiese sido lo mismo.
    Veo que acojonó en su día a mucha gente.
    Abrazetes.

    ResponderEliminar